Bibliometro
1 de 6 <   >
Bibliometro

De una experiencia desarrollada originalmente por el Metro de Santiago de Chile, el Ayuntamiento de Madrid adaptó la idea de lanzar un programa para fomentar la lectura cuyo espíritu consistía, en un momento en que los lectores dejan de frecuentar las bibliotecas, en “llevar las bibliotecas a los lectores”. Para ello, se instalaron unos nuevos espacios en las estaciones de Metro de Madrid que cuentan con mayor número de cruces de líneas –Moncloa, Nuevos Ministerios, Príncipe Pío, Legazpi…–, de modo que los usuarios de este medio de transporte se encontraran en su camino ante un reclamo que actuaba casi como un poderoso imán: en tan sólo unos meses de funcionamiento se expidieron miles de carnets.

La identidad corporativa se compone de un sistema visual completo, con un planteamiento de señalización y comunicación que ha abarcado desde los tejuelos para forrar los libros hasta los carteles que sitúan las estaciones con Bibliometro y la propia gráfica aplicada en los kioscos, diseñados por el estudio de arquitectura de García de Paredes y Amorós, una estructura ondulante y acristalada.

El logotipo formado por una letra “B” acostada representa un túnel de metro por el que se nos acerca un vagón con los faros encendidos que bien pueden ser los ojos ávidos del lector. Cumple a la perfección la intención de resumir en un solo signo la mayor cantidad de información posible: la letra “B” reúne en sí misma los conceptos de “biblio”, libro, los ojos, el túnel y el acto de leer.

El nombre del proyecto, “Bibliometro”, era el utilizado en Chile y se decidió conservarlo. También se mantuvo el color azul, uno de los dos colores corporativos utilizados por Metro de Madrid y que es también el color del Ayuntamiento de la Ciudad.